sábado, 26 septiembre 2020 18:27

Rafael Moneo y Pedro Cano, miembros de la Academia “dei Virtuosi al Pantheon”

Moneo, quien no acudió a la misa celebrada en el Panteón de Roma con motivo del nombramiento de los nuevos académicos, fue designado miembro Ad Honorem, mientras que Cano, quien sí que estuvo presente, es miembro ordinario, según confirmó a Efe el presidente de la Academia, Vitaliano Tiberia.

Desde 1543, fecha en la que fue reconocida por el papa Pablo III, la Pontificia e Insigne Academia “dei Virtuosi al Pantheon” ha contado entre sus miembros con algunos de los más importantes artistas que han dejado sus huellas en Roma, como los escultores Antonio Canova y Venancio Blanco o el pintor Carlo Maratta, entre otros.

A partir de hoy se unirán también los nombres de Cano y Moneo, premio Pritzker en 1996 y con innumerables e importantes proyectos como la ampliación del Museo del Prado, la remodelación de la madrileña estación de Atocha, la catedral de Los Ángeles (EEUU), el Kursaal de San Sebastián, o la Fundación Miró de Palma de Mallorca.

Cano, por su parte, aseguró a Efe que sintió una “alegría enorme” cuando recibió la carta del presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, informándole de su nombramiento y apreció que tuvieran en cuenta “su obra y su compromiso”.

“La noticia me descolocó porque nunca hubiera imaginado estar ahí, aunque fui realmente consciente de su importancia después. Me parece un honor formar parte de una Academia en la que también estuvo Velázquez”, subrayó.

Cano participó en 2011 en el homenaje que el Vaticano rindió a Benedicto XVI por los 60 años de su ordenación sacerdotal, con la exposición “El esplendor de la verdad, la belleza de la caridad”, en la que participaron 60 artistas de diversos campos.