Compartir

Peter Sagan dijo ayer sentir «cierta decepción» por haberse quedado a las puertas de la victoria en la segunda etapa, pero señaló que no ha renunciado a ganar la tercera y salir de Córcega de amarillo. «Ha sido una lástima, nos ha faltado poco para atrapar al último de los seis fugados, creo que hoy (ayer) podía haber ganado la etapa y el amarillo».