Compartir

El borrador declara de interés regional todos los trenes de pasajeros y mercancías y fuerza a sus dueños a pedir permiso antes de cada cambio