Compartir

Cumplir 18 años en cualquier centro de acogida supone celebrar el último cumpleaños bajo un techo asegurado. La ley establece la tutela del menor hasta la mayoría de edad cuando se le presupone preparado para enfrentarse en soledad al mundo. «Pero la realidad es que no lo están», asegura Antonio Mengual, director territorial de la Fundación Don Bosco. Cuando salen por la puerta del centro de acogi…