Compartir

Antonio Martín Guirado

Los Ángeles (EEUU), 1 feb (EFE).- Helen Mirren dijo hoy en la presentación de “Eye in the Sky”, el último filme del recientemente fallecido Alan Rickman, que el personaje del actor en la cinta “está muy cerca” de su personalidad y, por tanto, se alegra de que el público pueda despedirse de él percibiendo parte de su forma de ser.

“No coincidí con él porque rodamos nuestras escenas de forma separada, pero hemos trabajado juntos en el pasado, sobre todo en el teatro”, rememoró la gran dama del cine británico en un hotel de Beverly Hills (California, EEUU).

Mirren y Rickman compartieron cartel en “Antony and Cleopatra”, que llevaron a cabo en 1998 en el Teatro Nacional Británico, de Londres.

“Creo que Alan estaría increíblemente orgulloso de que 'Eye in the Sky' fuera su última película porque el Alan que se ve en ella está muy cerca de la persona real que conocimos y amamos. Ves todo su talento, su ingenio y su autoridad”, añadió la intérprete de 70 años.

Mirren reconoció que la fama de Rickman en todo el mundo se debía, principalmente, a sus personajes en la franquicia de Harry Potter (el profesor Severus Snape) y al villano de “Die Hard” (Hans Gruber), pero matizó que su personalidad no tenía nada que ver con esos papeles.

“Era un actor maravilloso y siempre daba interpretaciones increíbles, pero esta película ofrece un Alan muy próximo al real y creo que él se identificaría con el alma y las implicaciones que encierra la historia”, indicó.

“Eye in the Sky”, dirigida por Gavid Hood (“Ender's Game”), está protagonizada por Helen Mirren, quien encarna a la coronel Katherine Powell, un alto mando británico al frente de una operación secreta con drones para capturar a una serie de terroristas en Kenia.

A través de sistemas remotos de vigilancia y con la información proporcionada por agentes sobre el terreno, Powell descubre que los sospechosos planean un bombardeo suicida y la misión pasa a ser “asesinar” en vez de “capturar”.

Sin embargo, la operación se ve afectada en el último momento cuando el encargado de dirigir los misiles hacia el objetivo divisa a una niña de nueve años en la zona, lo que desemboca en una crisis de decisiones y abre un dilema moral y político sobre las posibles consecuencias.

“Conocí a Alan en esta película y me siento un privilegiado por haber trabajado con él”, confesó Hood.

“Es extraño porque aún no me creo que no esté aquí con nosotros. Tenía opiniones muy claras sobre las ideas que se tratan en la película y era increíblemente articulado expresándolas. Lamento que no esté aquí para sumarse al debate”, sostuvo.

El realizador de la cinta desveló que el personaje protagonista era un hombre en la versión original del guión, pero se modificó finalmente cuando Mirren, la actriz en la que Hood pensó desde el primer momento para el papel, aceptó la propuesta.

“Helen siempre fue mi primera opción”, indicó, “pero también pensé que el argumento de la película es algo de lo que la sociedad debe hablar y que las mujeres no deberían estar excluidas en esa conversación”.

Mirren apuntó que “Eye in the Sky” tiene la calidad y el potencial para ser incluida entre las mejores películas bélicas que se han hecho.

“Es una gran película porque trata sobre las terribles decisiones morales que se deben tomar y espero que entre en el canon de las grandes películas de guerra. Es una historia que te mantiene al filo de la butaca y que te hace reflexionar con cada giro”, manifestó

“Sin duda”, agregó, “es uno de los guiones más excitantes que he leído en años”.

La ganadora del Óscar por “The Queen” (2006) admitió que no tenía “ni idea” de los avances tecnológicos que se detallan en el filme acerca del uso de los drones y afirmó sentir “cierto miedo” por los progresos que pueden experimentar esas herramientas “en los próximos 10, 15 o 20 años”.

El reparto lo completan Aaron Paul, Barkhad Abdi, Jeremy Northam, Iain Glen y Phoebe Fox. La cinta, producida por Colin Firth, cuenta con un guión de Guy Hibbert (“Prime Suspect”) y llegará a las salas estadounidenses el 11 de marzo. EFE