Compartir

1Se espera que todas las millones de personas que acudieron en masa a ver 'Ocho apellidos vascos

Se espera que todas las millones de personas que acudieron en masa a ver 'Ocho apellidos vascos' vayan también a ver la segunda entrega, 'Ocho apellidos catalanes', incluso los propios habitantes de Cataluña. No esperen temas políticos ni chistes que dañen la sensibilidad de los pro-independencia o del resto de España, nada de eso. Se puede estar bastante tranquilo porque nadie va a odiar a los catalanes al salir de la sala, ni viceversa. Es más, puede que todos nos relajemos un poco con este tema tan candente. Nuevas incorporaciones que no defraudan Si Rafa encarna al pijo sevillano con el jersey encima de los hombros y con gomina en el pelo, Pau es el modernillo catalán con un trabajo de hipster de libro, mucho dinero y un séquito de amigos de su mismo estilo que rozan lo absurdo. Su papel le va al pelo al humorista, al igual que a Rosa María Sardá, que se mueve como pez en el agua dando algunos de los momentos más desternillantes de la película en su papel de 'yaya'. Sin embargo, dos de los que se vuelven a comer la pantalla con sus personajes son los veteranos Carmen Machi y Karra Elejalde, que adquieren mucho más protagonismo en 'Ocho apellidos catalanes' y son todo un filón para el desarrollo de la historia. El reparto de lujo se completa, sin duda, con los secundarios de Belén Cuesta como 'wedding planner' y los dos amigos sevillanos, Alberto López y Alfonso Sánchez, que tienen un papel 'chiquitito, pero matón'. Por supuesto, no nos olvidamos de la pareja de moda del cine español, la formada por Dani Rovira y Clara Lago, aunque, sin duda, es el humorista el que más peso tiene para hacernos reír e inventarse sus ocho apellidos hipotéticos.

Atrás