Compartir

Pearson está acostumbrado a que la gente se fije en él. Hace pocas semanas, sin ir más lejos, fue a una tienda cerca de su casa en Croydon, al sur de Londres, y un grupo de chicas adolescentes empezaron a hablar de él entre risas y a sacarle fotos con sus móviles. “Todo lo que yo quería era comprar 'El Hobbit' en Blu Ray“, declara al periódico inglés The Guardian. 

Dice que a lo largo de sus 29 años ha sido increpado y humillado, y llamado todo tipo de cosas, desde Hombre Elefante a Scarface (cara cortada). Pero ahora, de repente, Scarlett Johansson ha cambiado su vida. Según relata al diario inglés, la sexy actriz ha ayudado a reducir el estigma sobre sus deformaciones.

¿Cómo? Pearson tiene un pequeño papel en 'Under the Skin', la alabada película de ciencia ficción dirigida por Jonathan Glazer en la que Johansson, de morena, interpreta a un extraterrestre que recorre las calles de Glasgow abduciendo y matando a hombres desconocidos.
En una de las escenas más álgidas, Scarlett busca el hombre de cada noche. Cuando el desconocido se gira y deja ver su cara desfigurada, el alien que interpreta Johannson se vuelve humano y entra en conflicto. Entonces ambos inician una conversación sobre la naturaleza de la ignorancia y del prejuicio. Resulta que el alien no ha reparado en su cara, si no en sus “hermosas” manos.

“Una de las principales razones por las que acepté el papel fue porque la película era muy honesta”, declara a The Guardian. Y añade: “Para mí, el filme es sobre cómo sería el mundo visto sin conocimiento y sin prejuicios; es como ver el mundo a través de los ojos del alien“.

La mayor parte de la conversación fue improvisada. Más aún: Pearson tiene una escena desnudo con Johansson, algo en lo que hasta el actor más experimentado estaría nervioso. Pero ni siquiera lo pensó. “Te dicen acción y simplemente lo haces”, explica.

Por cierto, que para Scarlett Johansson solo tiene buenas palabras: “Es brillante; realmente agradable, elegante, divertida e inteligente una vez superas el sentimiento de '¡Oh, dios mio, es Scarlett Johansson!'. De hecho, recuerda que ambos jugaban a quién hacía la broma más inapropiada. Ganó Pearson, pero Scarlett se lo puso muy difícil…

Pero lo más importante de todo es que 'Under the Skin' le ha dado a Pearson una oportunidad de cambiar el estigma sobre la aparición de personas desfiguradas en las películas. Hasta ahora, Pearson había representado demonios y seres maléficos, pero aquí ha podido representar a una persona sin más. “Hay mucho miedo por desconocimiento. Si pudiera mostrarme tan normal como soy, bien en una película o en mi día a día, entonces más gente en esta ciega sociedad se darían cuenta del estigma que hay”.