Compartir

Irving Rosenfeld (Christian Bale) es un tipo brillante que utiliza todo su talento para estafar a los demás. Junto a su sexy y astuta compañera Sydney Prosser (interpretada por Amy Adams) son arrestados y obligados a cooperar con una brigada del FBI liderada por el temperamental agente Richie DiMaso (Bradley Cooper).

Un trío que descubre la delgada línea que separa la mafia y la política de Nueva Jersey de finales de los setenta. En ese mundo conocen a Carmine Polito (Jeremy Renner), un político con una idea muy “cuestionable” de la moralidad. Un castillo de naipes que amenaza la inestable mujer de Rosenfeld (Jennifer Lawrence).