Inicio Cine

Martín Cuenca, agradecido por la preselección de «Caníbal» para los Óscar

Compartir

Martín Cuenca, quien realizó el estreno mundial de «Caníbal» el pasado viernes en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), dijo a Efe que su primer sentimiento tras recibir la noticia fue de «muchísimo agradecimiento y muy contento».

«Porque además hemos enseñado la película a los académicos (españoles) hace muy poco y que la hayan valorado como una película para estar entre las preseleccionadas es mucho» continuó.

El realizador almeriense, que es la primera vez que ha sido incluido en la lista de preseleccionados a los Óscar, añadió: «no estoy acostumbrado a esto».

«El tipo de cine que hago yo no entra en esas cosas. El que esta vez los académicos hayan pensado en una película como ésta, haciendo el cine que hago y sin renunciar a ello, es muy bonito, muy hermoso. Estar ahí es una gran alegría».

En «Caníbal», Martín Cuenca profundiza en el terreno del amor tabú que ya tocó en su anterior film, «La mitad de Óscar», está vez utilizando la figura de un sastre granadino (Antonio de la Torre), que es incapaz de tener relaciones físicas con mujeres excepto a través del canibalismo.

La película, en la que también interviene la actriz rumana Olimpia Melinte, ha sido destacada por el director artístico de TIFF, Cameron Bailey, como una de las 15 joyas ocultas de la muestra de este año, en la que se proyectan más de 300 películas de 70 países del mundo.

TIFF es uno de los tres festivales más importantes del mundo y considerado en el sector del cine como la plataforma ideal para el lanzamiento de películas con aspiraciones a los Óscar.

«Nunca me planteo el resultado. Yo digo que trabajo en un taller con el equipo, autores como yo de la película. Trabajamos en un taller. Para mí el concepto de amor a lo que hacemos, al cine, es fundamental» explicó.

«Y no sabemos a dónde vamos a llegar pero trabajando en ello nos da igual porque lo que queremos es intentar hacerlo lo mejor posible, cuidar el máximo detalle con pasión. Y eso es lo que intentamos. En todas mis películas he puesto el alma. De todas me siento orgulloso», dijo.

«Las películas surgen de una manera natural. Creo mucho en el inconsciente, en el trabajo y en la intuición», terminó señalando.

Además de «Caníbal», Martín Cuenca ha dirigido filmes como «La flaqueza del bolchevique» (2003) y «La mitad de Óscar» (2010).