Compartir

Es verdad que los orientales están hartos de ver esta clase de películas (mucho Godzilla pisoteando Toyotas y Hondas), pero ni siquiera ellos han logrado visto esta grandiosidad visual que Del Toro consigue imprimir en este película