Compartir

Hacer un chiste burdo, de brocha gorda, está bien, pero si lo rellenas con una actuación coral de lo mejorcito que hay por la geografía terráquea, la broma puede llegar a convertirse en un arma letal digna de caer en manos de Chiquito de la Calzada, totem universal del humor mundial