Compartir

«Nos dimos cuenta de que había un clamor para que bajara el precio del cine», dice uno de los socios del negocio de Barcelona que ha revolucionado el mercado cinematográfico al vender con tremendo éxito un bono con el que ha conseguido financiar su digitalización