Compartir

El representante de la asociación de cine americana acepta la «excepción cultural» propuesta por la Unión Europea