Compartir

El cineasta criticó los recortes del Gobierno español en Cultura, Sanidad y Educación en vez de en aspectos que “no implicarían sacrificios en la sociedad”, el aumento de la subida del IVA cultural hasta el 21%, la piratería y la ausencia de respuestas, por lo que “la gente ha perdido el hábito de ir al cine”.

Ventura Pons (Barcelona, 1945) se encuentra en la capital mexicana con motivo de la retrospectiva que la Cineteca Nacional -“la mejor filmoteca del mundo”- le dedicará del 10 al 31 de julio con la proyección de 18 películas, desde su ópera prima “Ocaña, retrato intermitente” (1978) hasta “Una merienda en Ginebra” (2012).

En su quinta visita a México, este “contador de historias” recordó en una entrevista a Efe el disparo en la espalda que recibió en este país hace 23 años, destinado al dueño de un bar, por el que fue operado y tuvo que esperar 15 días a que le quitaran los puntos, tras lo que prosiguió su viaje.

“Podría estar criando malvas hace bastantes años. No me tocaba (morir)”, declaró el director, guionista y productor, quien no volvió a esta nación hasta que murieron sus padres, porque pensó que “jamás entenderían que volviera a un país donde tenía una experiencia tan negativa”.

Sin embargo, el director de 25 largometrajes y escritor de dos libros dijo adorar México, que acogió a los exiliados de la dictadura española bajo el general Franco, como al también cineasta Luis Buñuel.

“Este es el único país que, para vergüenza de todas las democracias occidentales que sí que lo hicieron (…), nunca reconoció al franquismo”, lo que los demócratas deberían agradecer siempre, mantuvo el ganador de varios premios nacionales e internacionales y que ha participado en certámenes por todo el mundo.

Conocedor de numerosos directores, películas y curiosidades del mundo del cine, Ventura Pons señaló a las cinematografías argentina y mexicana como las dos grandes de la América no estadounidense, si bien el cine “es como el vino, depende de la cosecha del año”.

Este exvicepresidente de la Academia de Cine español alabó de México tanto el “cine muy interesante que no viaja” como a quienes han sabido “integrarse en un sistema de producción americano (estadounidense)” como Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y Gael García Bernal.

Además, dijo apreciar la “gran tradición” mexicana de grandes autores como Emilio “El Indio” Fernández, y de cine comercial como el de Mario Moreno “Cantinflas”, sobre quien estos días rueda una película el actor español Óscar Jaenada, quien ha vivido la polémica de ser elegido para ese papel en vez de un mexicano.

“Yo creo que lo va a hacer estupendo. (…) Estoy seguro de que no decepcionará”, dijo quien ha dirigido a Jaenada en la película “La vida abismal” (2006). Además, recordó, “el cine es el arte de la mentira”.

“El cine, desde pequeño, siempre había sido mi ilusión, mi meca”, explica en el libro “Ventura Pons. La mirada libre” (2004) este cineasta, que tardó 10 años y 20 obras teatrales en dar el salto: “Me apalanqué (…). Me iba muy bien. De alguna forma me había entrado el veneno del teatro en la sangre”.

La transición ocurrió en 1978 cuando publicó “Ocaña”, sobre el pintor español bisexual, un “cuento de hadas” que lleva años dando vueltas por el mundo y del que no se esperaba ese éxito.

“El teatro es una cosa absolutamente irrepetible y que, cuando cae el telón, ya ha desaparecido (…); El cine queda”, explicó este “privilegiado” por poder “vivir de un sueño”, quien ha trabajado con actores como José María Pou, Rosa María Sardá, José Coronado y Cayetana Guillén Cuervo.

Recién llegado de Monterrey, donde fue el invitado de honor de la Segunda Muestra Internacional de Cine Queer, este “progresista” ha sufrido la “Ley de vagos y maleantes” franquista contra los homosexuales, y enfatizó que “el progreso de la humanidad ha comportado sacrificios de mucha gente”.

El director de un cine “de contenido”, personajes con conflicto, temas universales e historias que le apasionan, para quien “el cine es el reflejo de la sociedad”, criticó duramente que el Gobierno de su país no deje decidir a la región española de Cataluña sobre su independencia.

Ventura Pons anunció que tiene previsto estrenar un documental en enero del año próximo, después de llevarlo a festivales y a una “premiere mundial” en septiembre “en un sitio de primera”, y que está siendo recibido con mucho éxito en varios países y del que no puede dar detalles.

Además, rodará en octubre una nueva película y guarda otro guión ya escrito.