Compartir

¡Alégrenme la vida, por favor!

 

Este puede ser un título sugerente para aquellos que pensamos que necesitamos que dejen de aporrearnos con noticias negativas, catastrofistas y faltas de esperanza. Seguro que estarán de acuerdo que quienes somos felices en la vida, lo pasamos mucho mejor que los pesimistas que siempre ven el vaso medio vacío o vacío del todo.