Compartir

El palista español volvió a hacer historia al conseguir otra medalla para la delegación española, esta vez en la prueba del K1 200. La salida no fue del todo buena, pero poco a poco Craviootto fue remontando. La llegada fue tan ajustada con el alemán Ronald Rauhe, tuvo que hacer falta la foto finish para determinar que ambos compartieran la medalla de bronce.
Saúl defendía en esta prueba la medalla de plata conseguida en Londres hace cuatro años. El palista nacido en Lleida se despide de Rio con dos medallas, una de oro y una de bronce.