Compartir

Después de cuatro años, Móstoles tendrá la caldera de biomasa prometida por el anterior alcalde de Móstoles, Daniel Ortiz. En diciembre de 2012 el portavoz del Partido Popular anunció que en la ciudad se construiría el mayor proyecto de España sobre energía de biomasa para uso vecinal, una apuesta muy importante dentro del campo medioambiental.

Después de dos años de obras, que han sufrido principalmente los vecinos de la zona de Villafontana y los usuarios de la avenida de la ONU en el polígono de Regordoño, la empresa está finalizando los últimos detalles para que en el próximo invierno comience a funcionar el proyecto, según nos anunció la concejal de Medio Ambiente, Servicios Generales y Festejos, Noelia Posse.

“Las obras han tenido retrasos por ciertas cuestiones de la propia empresa, pero en invierno la caldera se pondrá a funcionar para que los 3.000 vecinos de la zona que habían pedido sumarse a este proyecto puedan utilizar esta bioamasa“, dijo la edil responsable.

Como ya explicó en su momento Daniel Ortiz, “es una iniciativa pionera que persigue ayudar a las economías domésticas, pues el ahorro estimado respecto a las tarifas con gasóleo supondrá un 25%. Además, supondrá una revalorización de los inmuebles que han adoptado este sistema de calefacción y agua caliente sanitaria más sostenible”.

Nueva nave municipal

Además, con la puesta en marcha de este proyecto, el ayuntamiento tendrá una nueva nave municipal, ya que el convenio firmado con la empresa, para 20 años, implicaba la cesión de la nave municipal, situada en el polígono industrial de Regordoño, y la construcción de una nueva sin coste alguno para las arcas municipales.

“Se va a empezar a construir en breve tiempo en el polígono industrial de Arroyomolinos, donde ahora estamos en una nave alquilada por la empresa hasta que se tengamos la nueva preparada”, concluyó Posse.