Compartir

Móstoles celebró el pasado 15 de mayo la festividad de San Isidro Labrador con una misa y la procesión del santo a la que acudieron cientos de mostoleños. La eucaristía, que se ofició a las 12 de la mañana en la Ermita de Nuestra Señora de los Santos, fue presidida por Don Miguel Medina, sacerdote popular de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y que es asiduo a celebrar esta conmemoración organizada por la Asociación de Labradores de Móstoles.

En la misa estuvieron presentes la primera teniente de alcalde, Jessica Antolín, la concejal de Festejos y Servicios Generales, Noelia Posse, y las concejales del Partido Popular Mirina Cortés, Mercedes Parrilla y Elena López.

Cuando acabó la misa, ocho costaleros portaron en sus hombros el trono que llevaba la imagen de San Isidro por las principales calles de la manzana, siendo su recorrido Cuesta de la Virgen, Antonio Hernández, Simón Hernández y los viales del Parque Cuartel Huerta, donde se realizó la bendición simbólica de los campos, recordando de esta forma la tradición agrícola y ganadera que tenía Móstoles hace más de 50 años cuando era un pueblo.

Durante la procesión los costaleros, acompañados por miembros de las peñas y del pueblo, llevaron al santo al ritmo que marcaba la banda que les acompañó, así como los cohetes que anunciaban que estaba pasando San Isidro. A la conclusión de la procesión, los miembros de las peñas bajaron al Parque Natural El Soto donde celebraron la jornada en honor al santo con el fin de mantener las tradiciones de la ciudad.

San Isidro, la fiesta del pueblo

Hace más de 50 años, Móstoles era un pueblo que se dedicaba especialmente al sector agrícola y ganadero, por lo que la fiesta de San Isidro era una de las más esperadas en el pueblo ya que es el patrón de campesinos.

Es uno de los motivos por los que hoy en día el ayuntamiento siga escogiendo esta fecha como día no laborable local, ya que además de la misa y la procesión, las peñas realizan una comida de hermandad en el Parque Natural El Soto para celebrar el santo y de esta forma no perder las tradiciones de Móstoles.