Compartir

El alcalde de Móstoles, David Lucas, acompañado del concejal de Presidencia, Seguridad Ciudadana y Movilidad, Roberto Sánchez, del jefe de la Policía Municipal, Juan Manuel Arribas y del Cabo Jefe de la Unidad Canina de Móstoles, José López Castellanos, visitó los campus teórico-prácticos de las `V Jornadas Policiales y Militares de Guías Caninos´, que se han desarrollado en el antiguo IES Juan Gris de la localidad.

Para el regidor mostoleño, “el objetivo de las jornadas es intercambiar experiencias sobre cómo se adiestran a los perros, cómo hacen su función y, sobre todo, las técnicas innovadoras que cada cuerpo está utilizando. Esto les permite, por supuesto, mejorar su trabajo con las técnicas que otros están desarrollando y hacer un trabajo de seguridad mucho más efectivo, porque estos perros finalmente lo que buscas son drogas, armas, dinero y explosivos”.

En este segundo día de las jornadas teórico-prácticas con perros detectores de estupefacientes, explosivos, restos biológicos y billetes de curso legal, han participado 114 alumnos. Se trata de unas jornadas de trabajo, en las que se comparten experiencias, y donde se visibiliza el trabajo que llevan a cabo los profesionales, quienes a las habilidades innatas de los canes suman un especializado entrenamiento destinado a cumplir sus diferentes objetivos. En el campus han participado 64 unidades caninas, así como el Fiscal Especial Antidroga.

Campus teórico-práctico con perros detectores de estupefacientes

En el campus de trabajo, que en esta edición coincide con el vigésimo aniversario de la creación de la Unidad Canina de Móstoles, hay seis instructores y sus correspondientes instructores de apoyo, pertenecientes a los dos cuerpos estatales (Policía Nacional y Guardia Civil), dos cuerpos autonómicos (Ertzaintza y Mossos d'Escuadra), un representante de la Escuela Militar (ECIDEF) y tres Policías Municipal y Locales (Móstoles, San Fernando -Cádiz- y Vila-real).

Estos seis equipos de instructores trabajan en seis escenarios diferentes, basados en los trabajos de detección que realizan los `perros policía´ como espacios abiertos (parques), controles de tráfico (vehículos) e interiores (locales y domicilios).