Compartir

Durante el día de ayer muchos vecinos de la zona del hospital universitario se sorprendieron de la presencia de coches de la Policía Nacional en el descampado que se encuentra detrás del recinto ferial de Móstoles, en la avenida de Portugal. El hecho no era otro que la muerte agresiva de un toxicómano que vivía en una chabola edificada en dicho descampado.

Según las primeras investigaciones, se produjo una reyerta entre toxicómanos que acabó con la vida del fallecido después de haber sido golpeado en la cara y en la cabeza. A las 2:53 horas de la madrugada del miércoles fue un ciudadano que pasaba cerca quien avisó a las autoridades sanitarias y de seguridad al encontrarse al hombre sin vida con la cara ensangrentada.

Hasta el lugar de los hechos acudieron los servicios de urgencias de la Comunidad de Madrid, quienes confirmaron a través de su cuenta de Twitter a las cinco de la madrugada el óbito de la víctima. A media mañana, el cuerpo seguía dentro del descampado, que fue acordonado por la Policía Nacional mientras levantaron el cadáver y registraban la chabola del toxicómano, de donde sacaron varios efectos personales.

El varón, de 56 años, se llamaba Antonio y era muy querido por los mostoleños que pasaban por la zona para dar un paseo por los campos verdes de la ciudad. Ahora, el Grupo de Homicidios VI de la Policía Nacional es que tendrá que esclarecer la muerte de la víctima.