Compartir

Garbille Muguruza ya es la quinta del mundo en el ranking femenino, pero su estado físico no era el mejor para encarar una final muy exigente ante Venus Williams. 

La decisión de la jugadora hispano-venezolana, que había renunciado antes a su compromiso de dobles por problemas digestivos y que en su duelo de semifinales ante la alemana Angelique Kerber sufrió una lesión en el tobillo izquierdo, entregó a la mayor de las hermanas Williams, de 35 años, el título número 47 de su carrera, en 53 minutos.

“Hoy es un día triste. He pasado una semana maravillosa aquí pero hay problemas en el cuerpo que no se pueden superar. Siento mi retirada”, dijo durante la ceremonia de entrega de trofeos Muguruza, a quien la retirada negó el cuarto puesto en la clasificación de la WTA.