Compartir

El tenor regresa ocho veranos después de lograr un 'sold out'

PERALADA (GIRONA), 7 (EUROPA PRESS)

El tenor peruano Juan Diego Flórez ha desplegado en el Festival Castell de Peralada (Girona) su nuevo álbum 'L'amour' con arias francesas –desde muy reconocidas a otras más inusuales–, en un bordado recital que ha emocionado al público.

En una velada muy concurrida el tenor ha repasado también el repertorio que le ha consolidado en la escena lírica internacional y con el que ha conseguido poner en pie al auditorio, así como levantar sentidos 'bravos' de reconocimiento gracias tanto a su calidad técnica como a su dominio de la escena.

Acompañado por la Orquestra de Cadaqués, y bajo la dirección musical de Espartaco Lavalle, la velada ha sido la única oportunidad en Catalunya este verano para revivir el virtuosismo del tenor, que regresa a Peralada ocho veranos después de lograr un 'sold out' en el festival.

Con gran expectación, la orquesta ha arrancado con la Obertura de 'Le Toreador', de Adolphe Adam, para incorporarse después el tenor con 'Tombe degli avi miei' –de 'Lucia di Lammermoor', de Gaetano Donizetti, con la que ha logrado una gran ovación, y a la que ha seguido la Obertura de 'Carmen', de Georges Bizet, a cargo de la orquesta.

Con el público rendido a sus pies, Flórez ha llenado de su voz 'Salut demeure chaste e pure' –de 'Faust'–, de Charles Gounod, que ha arrancado bravos y grandes aplausos, antes del solo de la orquesta con la suite 'Farandole' de –'L'Arlesienne'–, de Bizet.

MASSENET DE OVACIÓN

El tenor se ha adentrado al final de esta primera parte en una aclamada selección a base de Jules Massenet, primero con 'O nature plaine de grâce' –de 'Werther'– y después con 'Pourquoi me réveiller' –de 'Werther'–, dos piezas con las que ha encandilado a los asistentes dejándoles con sed de más para la segunda parte.

Tras un breve descanso, Flórez ha abundado en Donizetti con 'Un ange, une femme inconue' –de 'La Favorite'– ' y 'T'amo qual s'ama un angelo' –de 'Lucrezia Borgia'–, mientras que ha dejado de este compositor la Obertura de 'La Favorite' para la orquesta.

Los de Cadaqués han enfilado el reciral con Hector Berlioz y su ballet de 'Les Troyens', y el tenor se ha encargado de 'L'amour… Ah! Lève-toi, soleil!' –de Roméo et Juliette'– de Gounod, interpretada con gran precisión.

El fin de su recital ha quedado a merced a 'Au mont Ida'–de 'La Belle Hélène'–, de Jacques Offenbach, una pieza en la que se ha lucido, recibiendo unos aplausos del público que han logrado que el tenor haya salido con una guitarra para cantar 'La Malagueña' y dedicarla a la cantante Teresa Berganza –presente en el palco–.

Para gusto del público, el tenor ha rematado la faena con 'La donna è mobile' –de 'Rigoletto–, de Giuseppe Verdi y suya también 'Jerusalem', y culminar con 'Una furtiva lagrima' –de 'L'elisir d'amore', de Donizetti.