Compartir

GIRONA, 22 (EUROPA PRESS)

Una colilla mal apagada ha podido ser la causa del fuego declarado la tarde del martes en la zona de Les Pedreres de Girona, que ha quedado controlado este miércoles, ha quemado 36 hectáreas, ha afectado a siete viviendas y obligó a desalojar un centenar de vecinos.

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, la principal hipótesis del fuego es un cigarrillo encontrado al final de la calle Hortènsia, justo detrás del cementerio de Girona, donde se originó el incendio en torno a las 16.00 horas del martes.

Los Bomberos de la Generalitat han dado por controlado a las 6.19 horas de este miércoles el fuego y una decena de dotaciones continúan trabajando para extinguirlo.