Compartir

SAN SEBASTIÁN, 6 (EUROPA PRESS)

El chef Ferrán Adriá ha subrayado que el que fuera director y copropietario junto a él de 'El Bulli' durante más de tres décadas, Juli Soler, era “un apasionado” y un personaje histórico en la gastronomía a niveles que no os imagináis”.

Adriá ha recordado de este modo a Soler, fallecido esta madrugada debido a la evolución de la enfermedad neurodegenerativa que padecía desde hace años, en una comparecencia ante los medios de comunicación en San Sebastián con motivo de la reunión del Consejo Asesor Internacional del Basque Culinary Center, donde los presentes han guardado un minuto de silencio en su memoria.

“Esta mañana cuando me he levantado he estado pensando, vengo, no vengo, me voy para Barcelona”, ha expresado el restaurador catalán, quien ha considerado que “a Juli le hubiera encantado estar hoy en la graduación y, sobre todo, el trabajo tan maravilloso que ha hecho todo el equipo del Basque Culinary Center”.

En esa línea, Adriá ha resaltado que Soler “era un apasionado, a todos nos enseñó a tener pasión por la gastronomía”. “Los que le conocisteis sabéis perfectamente que seguramente sin él sería bastante difícil que hubiera existido el BCC. Es un personaje histórico en la gastronomía a niveles que no os imagináis”, ha manifestado.

“Yo tuve la suerte de que me soportó 34 años, aprendí mucho de él, fuimos una pareja de 34 años, son muchos años”, ha señalado el chef, quien se ha mostrado convencido de que “tenemos que trabajar en la gastronomía por él, porque este sector se merece muchas cosas por personas como él”.

Asimismo, ha afirmado que “la primera misión” del Bulli Foundation ha sido “cuidar de su familia, de Marta, de Rita, de Panxo, que son el relevo”. “El Bulli era más que una familia, todos seguiremos haciéndola”, ha concluido.

Por su parte, tanto el director general del Basque Culinary Center, Joxe Mari Aizega, como prestigiosos cocineros como Gastón Acurio o Juan Mari Arzak han expresado también sus condolencias. Aizega ha señalado que este lunes es “un día triste para la gastronomía” y querido transmitir el “pésame y ánimo” a la familia de Juli Soler y de 'El Bulli'.