Compartir

Asegura que hay que apartar a los corruptos de la vida política pero “mantener a los que son acusados injustamente”

CARTAGENA (MURCIA), 29 (EUROPA PRESS)

El candidato del PP a la presidencia de la Comunidad de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha “tendido la mano” al resto de grupos parlamentarios presentes en la Asamblea Regional durante su discurso de apertura del Debate de Investidura, en el que ha anunciado una reforma del Estatuto de Autonomía con el fin de eliminar el aforamiento de los diputados regionales.

En este sentido, considera que el aforamiento de los miembros del parlamento pudo entenderse conveniente hace años, pero hoy se ve un privilegio que nos aleja de los ciudadanos”, por lo que cree que “la Justicia debe ser igual para todos”.

“Tolerancia cero a la corrupción”, ha subrayado, “no nos merecemos que el comportamiento inmoral de unos pocos nos manchen a los demás”. Por eso, ha anunciado que propondrá la reforma del Estatuto de Autonomía para eliminar el aforamiento de los diputados, “hay que apartar de la vida política a los corruptos” pero también “mantener a los que no lo son, y que siendo honrados y utilizando buena parte de su vida a un servicio público honorable como es la política, están acusados injustamente”.

En democracia, en un estado de derecho, “nadie está por encima de la ley, y así debe garantizarse”, todos los candidatos del PP “firmamos y asumimos un amplio y completo compromiso con la transparencia y buen gobierno”, todo ello con respeto “en la justicia y el imperio de la ley”.

Ha ofrecido a los parlamentarios compartir un “camino común” que haga posible “la recuperación económica, avances sociales y un mejor futuro para los murcianos en los próximos cuatro años”, y les ha hablado “con ilusión, con humildad y con la responsabilidad” de haber obtenido el “respaldo mayoritario de los murcianos en las pasadas elecciones”.

Se trata de votantes que confiaron “en un proyecto nuevo liderado por un equipo renovado del PP; una amplia mayoría que se refleja en el hemiciclo, con nueve diputados más que el segundo partido más votado, el PSOE, 16 más que Podemos y 18 más que Ciudadanos”.

Ha dicho ser consciente del mensaje de los votantes, que “nos exigen alto y claro mucho más dialogo y colaboración, que les escuchemos, que tomemos decisiones y que convirtamos sus inquietudes en acuerdos. Piden consenso y no confrontación, piden estabilidad, cooperación y no confusión ni decisiones unilaterales”.

Por eso, al solicitar el apoyo del resto de grupos parlamentarios para su investidura, Sánchez ha tendido la mano a todos los grupos políticos de la cámara. “No por obligación sino por convicción de que empezamos un tiempo nuevo”, ha puntualizado.

“Debemos trabajar juntos para afrontar todos los retos que tenemos por delante”, ha señalado Sánchez, quien ha situado como primer reto la creación de empleo.

RECONOCIMIENTO

Aunque Sánchez pretende dar comienzo a una “nueva forma de hacer política”, ha destacado que la historia de la Región no comienza “de cero”, y es de “justicia reconocer el trabajo de todos los hombres y mujeres que, independientemente de sus ideologías, han dejado la piel en esta época democrática por la Región; todos ellos son artífices de que la Región que hoy tenemos por delante ofrezca espacios de libertad y caminos de prosperidad”.

En este sentido, ha dado la bienvenida a Ciudadanos y Podemos, que son los dos partidos que estrenan representación esta legislatura, haciendo extensiva la enhorabuena a los diputados del PSOE y del PP. A todos les ha deseado una legislatura “provechosa”.

Si obtiene la confianza de la cámara, ha señalado que su gobierno “antepondrá siempre el interés regional a cualquier otro interés personal o partidista”. Por eso se ha mostrado dispuesto a trabajar con todos los grupos en las tareas de gobierno. “La economía, el empleo, la educación o, la sanidad, las infraestructuras, el turismo, el medio ambiente, la dependencia o evitar los desahucios son cuestiones en las que todos tenemos algo que aportar”, ha aseverado.

Ha apostado por convertir el reto de la aritmética de la cámara en “una oportunidad” para “construir”, y ha apostado por una nueva forma de hacer política para dar más “participación a los ciudadanos, que les permita coodecidir junto al Gobierno en los asuntos que les afectan día a día, con consultas populares y escaños ciudadanos en busca del máximo consenso que garantice la gobernabilidad compartida”.

“Mi Gobierno y yo mismo vamos a estar al pie de la calle durante todos los días de esta legislatura”, según Sánchez, quien ha mostrado su intención de que las sedes de gobierno “sean espacios abiertos”.

“Tengo la firme intención de que los ciudadanos perciban que la administración está a su servicio y no al revés; quiero allanar el camino a las Iniciativas Legislativas Populares y propongo abrir más la Asamblea para que partición en las entidades sociales y de todo tipo en el proceso legislativo”.

Esto, a su juicio, solo se puede conseguir acercando la política a los ciudadanos y con tolerancia cero por la corrupción, que son “dos de los principales retos que tenemos por delante”.

“La política es una actividad noble que necesita recuperar prestigio y reconocimiento; no nos merecemos que el comportamiento inmoral de unos pocos que se corrompen nos manchan a los demás”, según Sánchez, quien apuesta por “hacer normal en la vida política lo que en la calle ya es normal”.

LA LEGISLATURA “MÁS REFORMISTA”

Ha asegurado que no le importa, “que buscando cauces valientes y alternativos con la oposición”, modifiquemos en profundidad los marcos legislativos, “esta nueva legislatura debe ser la mas reformista”, debatiremos en busca “del deseado consenso” entre todos.

Asimismo se ha propuesto que los municipios tengan mayores facilidades para plantear consultas populares para que las decisiones “sean más participativas” y que la transparencia siga siendo “seña de identidad”, desarrollando las leyes aprobadas sobre transparencia y buen gobierno a fin de que “la administración tenga paredes de cristal”.

A su parecer, “sin pasión ni se entiende ni merece la pena la entrega a la política”, ha indicado en su discurso, “pero no todo vale ni en política ni en la vida ni debe permitirse y admitirse, y ahora más que nunca el fin no justifica los medios, los límites de la moral, la ética y el cumplimiento de la ley deben ser quienes marquen cada decisión”, nuestro proyecto de futuro “está basado en la igualdad de oportunidades, la solidaridad, el crecimiento económico justo, sostenible y cohesionado, queremos pasar página y dejar a un lado los efectos devastadores de la crisis”.

Es decir, “más empleo, más oportunidades, y menos impuestos” pues “no pasaremos página hasta que todos estemos en el lado del crecimiento, eso es lo justo y no descansaré hasta que así sea”, ha incidido Sánchez.

Además, ha anunciado que pondrán en marcha una estrategia para la igualdad de oportunidades y la solidaridad social y activarán el plan regional contra la pobreza y desigualdad social, mejorar las dotaciones presupuestarias destinadas a este fin, especialmente destinadas a jóvenes entre 14 a 17 años.