Compartir

Una mayor flexibilidad de las enseñanzas y la atribución a los centros educativos de un mayor margen de autonomía son las principales novedades que introduce el proyecto de decreto aprobado hoy por el Consejo de Gobierno mediante el que se establece el currículo de

Bachillerato que se implantará en la Comunidad de Madrid el próximo curso 2015-2016 en primero y en 2016-2017 en segundo curso de Bachillerato. Los cambios introducidos por la LOMCE en el currículo afectan fundamentalmente a la nueva organización de las materias y a la introducción de una evaluación final al término de la etapa para la obtención de título de Bachiller.

Tras la aprobación de la Ley Orgánica 8/2013 de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) y la publicación el pasado mes de enero del Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, la Comunidad de Madrid ha elaborado el proyecto de decreto que desarrolla el currículo de Bachillerato con el objetivo primordial de seguir aumentando el rendimiento académico y la excelencia educativa madrileña.

Con la nueva regulación, el Bachillerato comprende dos cursos, se desarrolla en tres modalidades diferentes: Ciencias, Humanidades y Ciencias Sociales, y Artes; y se organiza de modo flexible, a fin de que pueda ofrecer una preparación especializada a los alumnos. Las materias se agrupan en bloques de asignaturas: troncales, específicas y de libre configuración autonómica.

El proyecto de decreto de la Comunidad de Madrid prevé que los alumnos cursarán 6 materias troncales (4 de ellas generales y dos elegidas por el alumno entre un grupo de materias troncales de opción de cada modalidad) en cada curso.

En cuanto a las materias específicas, los alumnos cursarán en primer curso Educación Física y dos materias más, elegidas por el alumno de entre las materias específicas establecidas. En segundo cursarán dos o tres materias elegidas por el alumno de entre las materias establecidas. En cuanto a las materias de libre configuración autonómica, se podrán ofertar en segundo de Bachillerato y serán los centros los que las determinarán y podrán ser: materias específicas no cursadas, materias consistentes en la ampliación de contenidos de materias troncales o específicas o materias de diseño propio. También se podrán ofrecer en primer curso, exclusivamente en el marco de la autonomía de los centros, y en determinadas condiciones.

El horario semanal, tanto en primer como en segundo de Bachillerato será de 30 horas.

Evaluación final en segundo curso

Otra de las novedades del nuevo currículo es que al finalizar el segundo curso los alumnos realizarán una evaluación final del Bachillerato que deberán superar para la obtención del título de Bachiller.

A dicha evaluación se podrán presentar aquellos alumnos que hayan aprobado todas las materias. Para obtener el título de Bachiller será necesaria la superación de la evaluación final, así como una calificación final de la etapa igual o superior a 5 puntos sobre 10.