Compartir

Algunas de las mejores terrazas de la capital proponen este verano su particular versión del 'Jin Tonic' (Gin Tonic de Jinzu) para tomar al aire libre con sus especialidades japonesas y platos de fusión. Creada para sorprender al consumidor habitual de Gin Tonic y para inspirar la creatividad del profesional de la coctelería, Jinzu es el resultado de la fusión entre las raíces de su creadora, la bartender británica Dee Davis, y su pasión por la delicadeza y la artesanía propias de la cultura japonesa. 

Una ginebra que aúna el carácter de la clásica London Dry Gin con la sofisticación de sus notas florales y la frescura de una ginebra ligeramente cítrica. Todo ello unido a una textura suave y un sedoso final que la hacen tan compleja en aromas como fácil de beber y de combinar.

La elaboración de Jinzu es absolutamente pionera. En su composición, basada en los casi 250 años de tradición con que cuenta la destilación de la ginebra en Gran Bretaña, se incluyen botánicos clásicos como el cilantro, la angélica y las bayas de enebro. Pero también ingredientes japoneses tan exóticos e inusuales como el yuzu y la flor de cerezo. Ésta última todo un emblema de Japón, que ofrece un sabor ligero y floral y en la cual se han inspirado tanto el nombre de la ginebra como el diseño de su botella que hace alusión a los 1.000 cerezos que se alinean a orillas del río Jinzu. Tras la destilación de los botánicos ésta se mezcla además con sake Junmai, considerado como el Single Malt de los sakes ya que el grano de arroz se pule hasta el 70% para extraer de él solo los sabores esenciales. 

El resultado es una ginebra elegante, sedosa, muy suave y aromática que, incluso combinada con una tónica básica, es capaz de dar vida a un gin tonic distinto y de lo más refrescante.