Compartir

Mostoleños y visitantes han podido ver dos pasos emblemáticos de la Semana Santa mostoleña a las numerosas personas que han estado presentes a lo largo del recorrido: Jesús Nazareno, de la Cofradía Jesús Nazareno y Cristo Resucitado, y la Virgen de la Soledad, de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, la más antigua de Móstoles y que este año conmemora su 320 aniversario.

El Paso de Jesús Nazareno, en su trono, ha iniciado la procesión, precedido por el estandarte de su cofradía. La imagen de la Virgen de la Soledad, con un rosario en las manos, ha cerrado la Procesión de la Noche, sacada en palio y luciendo un bello manto de terciopelo negro. Los dos pasos han estado arropados en todo momento por los aplausos y vítores de los vecinos a lo largo del recorrido.