Compartir

El Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de de la Comunidad de Madrid, Borja Sarasola, y el Alcalde de Móstoles, Daniel Ortiz, han visitado la nueva Plaza del Sol, un gran espacio de encuentro y convivencia de 66.800 m2.

Acompañados por el Primer Teniente de Alcalde, Concejal de Hacienda y Portavoz del PP, Alberto Rodríguez de Rivera, el Segundo Teniente de Alcalde y Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Jesús Pato, la Concejal de Participación Ciudadano y del Distrito Sureste, Natividad Perales, y representantes de la Asociación de Vecinos Coordinada, Sarasola y Ortiz han recorrido esta gran plaza, que vertebra este barrio con un diseño basado en la singularidad arquitectónica.

Así, la Plaza del Sol sirve de eje entre del barrio y se compone, de norte a sur, por el edificio Hemiciclo Solar, el Monumento del Bicentenario, un Parque Urbano y la Estancia del Reloj Solar.

La Plaza, que se ha hecho a través del Consorcio Urbanístico Móstoles Sur, tiene casi 40.000 m2 completamente nuevos, que se unen a la anterior preplaza, donde se ubica el metro Manuela Malasaña, el Monumento del Bicentenario y el edificio del Hemiciclo Solar.

El proyecto ha incluido la creación de un reloj solar, una fuente, áreas estanciales para los vecinos, con espacios de juegos para los mayores y los niños, y 230 plazas de aparcamiento en superficie.

Esta 'playa' de 230 aparcamientos en superficie está contempla en el Plan de Aparcamientos del PAU4, respondiendo a las demandas de los ciudadanos. En total, en el barrio se harán en los próximos meses 770 plazas de aparcamiento en superficie.

Esta iniciativa, según Daniel Ortiz, “dará una gran entidad al barrio, dotando a Móstoles Sur de carta de naturaleza propia al espacio urbano más importante de este nuevo barrio”.

El diseño

Esta gran plaza, en su frente alberga más de 1.200 viviendas, tiene el objetivo de “generar una vida urbana rica y diversa”. Para ello, se ha diseñado la creación de un monolito o gnomon que proyecta sombra en un reloj de sol plano dibujado en el pavimento. En el norte, frente al monumento, en previsión de actos o celebraciones, se deja un espacio amplio y libre de obstáculos que se conforma con una serie de piezas que escalonan el nivel del monumento hacia la plaza.

El acceso a las zonas residenciales desde la estación Manuela Malasaña marca el trazado de un recorrido que atraviesa la plaza en diagonal. Una ancha banda de pavimento y una hilera de árboles acompaña a los bloques edificados en el borde oeste.

Frente al área de uso terciario, una doble banda de aparcamientos aproxima el acceso en vehículo a la plaza. Este límite sur de la plaza conecta, por un área de pavimento en continuidad, el paseo de la calle Hiades con el paso cubierto a través de un futuro bloque residencial.

“Este ámbito de esta actuación se convertirá en un área de centralidad de Móstoles, con parque estancial y estación de Metro, cuidándose especialmente el paisajismo vegetal en las alineaciones de arbolado en el viario y en el ajardinamiento de las zonas verdes del parque”.

La astronomía como temática

Para reforzar la temática sobre astronomía, en esta nueva actuación paisajística se ha ubicado un eje central que recorre de norte a sur algunas de sus parcelas, vertebrando así una representación de la Vía Láctea, observada durante las noches estivales oscuras como una tenue banda que recorre el firmamento. Así se ha creado un mayor nexo con el trazado urbano de las calles de este barrio, denominadas con nombres de estrellas, constelaciones y otros elementos relacionados con la astronomía.