Compartir

El proyecto “Biological feedbacks and ecosystem resilience under global change: a new perspective on dryland desertification” (BIODESERT), otorgado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés) al Dr. Fernando Tomás Maestre Gil, Profesor Titular de Ecología en la URJC, forma parte de la convocatoria 'Consolidator Grants'. Estos prestigiosos proyectos están destinados a investigadores de cualquier nacionalidad con 7-12 años de experiencia desde la finalización del doctorado y una trayectoria profesional científica muy prometedora. Esta concesión supone para el Dr. Maestre haber superado uno de los procesos de evaluación más selectivos a nivel mundial, ya que el único criterio de evaluación es la excelencia científica del investigador y de la propuesta de investigación.

BIODESERT tiene una duración de cinco años y sus objetivos principales son comprender cómo el cambio climático y actividades humanas, como el pastoreo y los cambios en el uso de la tierra, afectarán a la capacidad que tienen los ecosistemas de zonas áridas, semiáridas y seco-subhúmedas de proveer servicios ecosistémicos clave (fijación de CO2 atmosférico y fertilidad del suelo), así como de mejorar nuestra comprensión sobre el fenómeno de la desertificación y su evolución en el contexto actual de cambio ambiental global.

Las zonas áridas, semiáridas y seco-subhúmedas comprenden cerca del 40% de la superficie terrestre y muchas de ellas se encuentran seriamente amenazadas por la desertificación, definida como la degradación de la tierra en estas zonas y resultante de varios factores, incluyendo las variaciones climáticas y las actividades humanas. La desertificación constituye uno de los principales problemas ambientales a los que se enfrenta la humanidad, ya que amenaza seriamente los medios de subsistencia de más de 1.200 millones de personas en todo el mundo, que dependen directamente de la tierra para satisfacer la mayoría de sus necesidades. Es por ello que comprender las causas de la desertificación y conocer su evolución futura bajo un escenario de cambio global es fundamental para minimizar sus efectos negativos y favorecer el desarrollo de las poblaciones que viven en zonas susceptibles de sufrir este fenómeno.

BIODESERT se basa en la experiencia y el trabajo realizado en los últimos 10 años por el Laboratorio de Ecología de Ecosistemas Semiáridos y Cambio Global, dirigido por el Dr. Maestre, que le ha permitido situarse como uno de los principales referentes mundiales en la investigación sobre la ecología de las zonas áridas. No obstante, BIODESERT no es una mera continuación de la investigación efectuada hasta la fecha por el Dr. Maestre, ya que extiende sus líneas de investigación actuales de forma novedosa. Con este nuevo proyecto pretende desarrollar una compresión general de los mecanismos que están detrás de las relaciones entre los atributos de los ecosistemas naturales y la capacidad que tienen de responder y recuperarse frente a la acción de algunos del los principales factores que promueven la desertificación. Para ello se van a llevar a cabo numerosas experiencias considerando múltiples organismos (plantas vasculares y no vasculares, microorganismos y fauna del suelo) y procesos ecosistémicos a distintas escalas espaciales, desde experimentos realizados bajo condiciones controladas en las instalaciones del Centro de Apoyo Tecnológico de la URJC, hasta muestreos de campo realizados en ecosistemas naturales repartidos por todos los continentes, excepto la Antártida.

Entre otras cosas, el Dr. Maestre y su grupo de investigación evaluarán cómo los ecosistemas áridos responderán a la acción conjunta de los cambios en el clima y de actividades humanas como el pastoreo. Además desarrollarán indicadores de alerta temprana de los procesos de desertificación y realizarán predicciones a largo plazo sobre las consecuencias ecológicas del fenómeno de la desertificación bajo distintos escenarios de cambio climático.

Una característica importante de BIODESERT es su multidisciplinariedad, ya que en este proyecto van a participar investigadores expertos en áreas como la microbiología, la ecología de comunidades, la modelización matemática, la biogeoquímica y el uso de sensores remotos (satélites), y su vocación global, ya que además de trabajar en ecosistemas naturales repartidos por todo el planeta, el Dr. Maestre coordinará el trabajo de más de 50 investigadores de una veintena de países.