sábado, 19 septiembre 2020 21:37

La URJC estudia la medicina con videojuegos en Móstoles

La simulación del movimiento de un líquido, una tela, un órgano o un sistema biológico está regida por leyes mecánicas similares a las de los videojuegos y requiere la resolución de problemas geométricos también parecidos. Es por ello, que investigadores de la URJC, capitaneados por el profesor Miguel Ángel Otaduy, desarrollan su trabajo en la simulación de fenómenos mecánicos como deformaciones, fluidos, fracturas o colisiones con aplicación a campos muy diversos. La simulación realista de dichos efectos tiene aplicaciones muy diversas en el mundo de los gráficos por ordenador, la ingeniería y la medicina, como son la animación, los videojuegos, el prototipado virtual y el entrenamiento médico.

“El conocimiento fundamental en esos aspectos es trasladable de un problema a otro y nos permite acometer aplicaciones de la simulación aparentemente muy dispares. Por otro lado, el conocimiento aplicado reside en los expertos clínicos, biólogos o artistas en cada caso y el desarrollo de soluciones de éxito requiere obviamente la colaboración de expertos”, explica el profesor Otaduy.

Este tipo de fenómenos han sido estudiados durante siglos, pero el hilo principal y novedoso de su investigación, desde el punto de vista de los gráficos por computador, es que las simulaciones producen un contenido interactivo. Los casos más conocidos, en aplicaciones de entretenimiento, son la animación por ordenador y los videojuegos. Pero existen más ejemplos donde se pueden aplicar estos procesos, como los juegos para aprendizaje, el entrenamiento y la planificación en medicina, el diseño computacional basado en simulación o simulación biomecánica para tacto virtual.

En la actualidad, para desarrollar este tipo de modelos se necesitan supercomputadoras, los procesos son complejos y pueden tardar meses e incluso años. Es por ello que uno de los principales retos planteados por los investigadores de la URJC consiste en buscar nuevos modelos y algoritmos computacionalmente más eficientes.

“A veces el objetivo es producir efectos visuales que antes no eran posibles salvo bajo computadoras carísimas y procesos lentísimos, otras veces el objetivo es alcanzar simulaciones interactivas minimizando la pérdida de calidad, y un objetivo particular en los gráficos por computador es obtener simulaciones controlables, que se comporten como el usuario desee dentro de lo físicamente plausible”, según indica el profesor Otaduy.

El proyecto europeo 'Animetrics', dirigido por el profesor Otaduy y financiado por el programa IDEAS del ERC Starting Grant -una de las ayudas más prestigiosas de Europa y más generosa a nivel económico, que se otorga a líderes científicos excepcionales- persigue simplificar los modelos existentes, utilizando datos precalculados o medidos de la realidad para desarrollar modelos y algoritmos de simulación más potentes. En otro proyecto, denominado 'Wearhap', desarrollan modelos interactivos de la biomecánica de la mano humana para aplicaciones en tacto virtual.

“También trabajamos en simulación de telas extremadamente realistas para distintas aplicaciones, simulación anatómica para planificación clínica sobre imagen médica, dinámica de fluidos para animación por ordenador o incluso aceleración de algoritmos de dinámica molecular” explica el investigador de la URJC, quien añade que “como los problemas a los que nos enfrentamos normalmente tienen un componente visual importante, un factor bastante común en nuestras soluciones es adaptar la descripción mecánica de manera inteligente a la geometría del problema”.