Compartir

PALMA DE MALLORCA, 29 (EUROPA PRESS)

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha elevado a la Audiencia Provincial de Baleares el recurso de apelación interpuesto por los concejales socialistas de Valencia para solicitar que se abra juicio oral contra el vicealcalde, Alfonso Grau, a raíz de sus negociaciones de cara a la adjudicación de los denominados Valencia Summit a favor del Instituto Nóos.

Así lo ha acordado el magistrado mediante un auto dictado este jueves, después de que los ediles del PSPV impugnaran la resolución con la que, el pasado 22 de diciembre, Castro envió a juicio a un total de 17 acusados -entre ellos cuatro exaltos cargos de Valencia- y dejó fuera del banquillo al propio Grau.

Del mismo modo, el instructor da cuenta en su auto del recurso de reforma interpuesto por el vicealcalde contra la decisión con la que Castro denegó dictar expresamente una resolución de archivo para Grau, una cuestión que, según el juez, ya fue “suficientemente resuelta” cuando el alto cargo del PP ya fue excluido de entre la totalidad de acusados del caso.

El magistrado da traslado de esta petición a la Fiscalía Anticorrupción y al resto de partes personadas para que al respecto aleguen lo que estimen conveniente.

Antes de que Castro decidiera no enviarle a juicio, el vicealcalde presentó un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 en el que solicitaba el archivo de su imputación se le aplicase la llamada doctrina Botín, que impide juzgar a alguien si únicamente le acusa quien ejerce la acción popular -en este caso Manos Limpias y los concejales del PSPV- y no la Fiscalía o el perjudicado del delito cometido.

La defensa de Grau señalaba que únicamente Manos Limpias y los socialistas valencianos reclaman responsabilidades penales para su patrocinado -11 años de cárcel-, pese a no resultar 'per se' “ofendidos” por la actuación delictiva que habría desplegado.

Por su parte, los socialistas de Valencia consideran que la decisión de que la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), presidida por Grau, financiara los Valencia Summit “fue exclusivamente del señor Grau”, una conducta de la que a su juicio se desprenden indicios de haber incurrido un delito de malversación de caudales públicos”.