Compartir

Un camión de bomberos y un autobús han tenido esta tarde un accidente en Móstoles cuando el vehículo de emergencias, después de haberse saltado el semáforo, se ha empotrado contra el bus que hacía el servicio de la línea 521, que une Móstoles con la estación madrileña de Príncipe Pío. A causa de la colisión, los equipos médicos han atendido a 27 personas, todas ellas con pronóstico leve excepto uno con carácter reservado.

El suceso, que ha ocurrido sobre las 16 horas, ha sido en la confluencia de las calles Empecinado y Baleares, cuando el camión salía del Parque de Bomberos, situado en la calle Empecinado, para asistir una emergencia. Al llegar al cruce con la calle Baleares, el vehículo de emergencias se ha saltado el semáforo, colisionando de forma frontolateral con un autobús que circulaba correctamente por la calzada.

Según ha contado uno de los testigos presentes durante el accidente a Qué!, el autobús no iba rápido y su semáforo estaba en verde, pero no le ha dado tiempo a ver que venía el camión de Bomberos”. Debido a esta colisión, el autobús, que tiene un peso de 15 toneladas, se ha desplazado hacia la izquierda, impactando en una vivienda de un edificio cercano.

A continuación del impacto, se han trasladado al lugar de los hechos 3 dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid, un camión-bomba de Bomberos del Ayuntamiento de Móstoles, 13 vehículos del SUMMA, Cruz Roja, Protección Civil de Móstoles y la Policía Municipal.

En total, los equipos sanitarios han atendido a 27 personas, la mayoría estaban en el interior del autobús, trasladando 19 de ellos al Hospital Universitario de Móstoles, al Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles y a los hospitales de Getafe, Fuenlabrada y Alcorcón.

De todos los trasladados, sólo uno presentaba un pronóstico reservado debido a un golpe en la cabeza, aunque se encontraba bien, siendo todos los demás heridos leves, según ha confirmado el portavoz de Emergencias 112 a este medio.

Durante toda la tarde, Qué! ha estado presente en el lugar de los hechos mientras se retiraban los vehículos colisionados, una tarea que ha sido bastante laboriosa, especialmente con el autobús, ya que había que retirar el vehículo de la fachada del edificio, que no tiene daños estructurales, y remolcarlo por la parte delantera, la más afectada por el golpe.

Una vez reubicado el bus en la calzada, se ha descubierto el boquete de más de un metro de alto en una habitación de la vivienda afectada, en la que se podían ver trozos del muro sobre las estanterías. Alrededor de las 19:45 finalizaban las labores de retirada, mientras se tapaba el agujero de la fachada y se instalaba un semáforo que se ha llevado por delante el camión de Bomberos durante el accidente.