Quantcast

La Croqueta celebra su día internacional

Aunque España la ha adoptado como uno de sus estandartes gastronómicos, tiene su origen en Francia -su nombre proviene del francés croquer (crujir)- de la mano del rey Luis XIV, para quien uno de sus cocineros elaboró una ilustrada croqueta de trufa con molleja de ave y crema de queso. Hasta mediados del siglo XIX no hay constancia escrita de ella a este lado de los Pirineos, adonde llegó como elaboración de aprovechamiento de sobras, por lo que arraigó rápidamente.  

Hoy te proponemos darte un homenaje probando la trilogía de croquetas de Aurelio Morales en Suria, el restaurante de Ramses en plena Plaza de la Independencia de Madrid: las clásicas de Jamón Ibérico, con una textura líquida que se deshace en la boca, las de Trufa Negra y Erizo con un gran sabor y unas sorprendentes de Callos. Buena materia prima y técnica en un restaurante que no te dejará indiferente. 

Si eres croquetero debes conocer también La Croquetta, en pleno barrio de Salamanca (Madrid) , cuyo éxito se debe a la amplia variedad de croquetas de sabores que varían por temporadas y según la propia demanda de sus devotos clientes. Para conmemorar el día de estos sabrosos bocados, La Croquetta ha diseñado un menú ex profeso pensado para compartir, que permanecerá fuera de carta durante todo el mes de enero, y que incluye algunos de sus éxitos como las croquetas de rabo de toro al vino tinto, jamón ibérico, tortilla de patatas y salmorejo, Las variedades de este menú se servirán en formatos de dos unidades e irán acompañadas de una botella de vino Vizcarra Senda de Oro 2013, de la D.O. Ribera del Duero, un monovarietal de Tinta Fina criado en barricas de roble americano y francés. Una propuesta de menú de 30€, ideal para dos personas.

La última recomendación nos lleva hasta Viridiana (Juan de Mena, 14). Viridiana es todo un clásico de la restauración madrileña, con más de treinta y siete años de vida. Abraham García fue uno de los primeros en utilizar para la bechamel de sus croquetas leche de oveja Latxa, una raza autóctona de las montañas de Navarra, con la que también se hace el queso Idiazábal, que aporta mayor cremosidad. Para su elaboración utiliza diversos ingredientes, pero las mejores son sin duda las de bacalao. Pequeñas, doradas, con una bechamel suave y casi líquida…

Comentarios de Facebook