Compartir

Karlos Arguiñano es uno de los cocineros con más nombre de nuestro país y también uno de los más queridos. Sus recetas, tradicionales y sencillas, llegan cada día desde la televisión a los platos de muchas familias, razón por la que ha querido escribir algunas de las que ya ha hecho en la pequeña pantalla en un fabuloso libro con 300 recetas “de cuchara” y para el hogar.

'En familia con Karlos Arguiñano' no solo explica con letras los platos tradicionales, también está ilustrado con fotos de su elaboración, por lo que ya no hay excusa para decir que no se sabe hacer. Sobre todo, ha hecho hincapié en que los más pequeños coman bien, añadiendo con humor, “para que no sean monstruos”. “Si pones a un niño a rellenar unos pimientos, por ejemplo, se los va a comer porque los ha hecho él”, ha recomendado Arguiñano.

“Cocinar en familia es maravilloso y muy importante, más que cualquier liga de fútbol”, comenzaba con tono alegre Arguiñano durante la presentación del libro publicado por Planeta. Y es que recalca que “una familia que come bien es una familia feliz, la gente mal alimentada es infeliz”, destaca el vasco resaltando que es un concepto fundamental hoy día, cuando menos tiempo tenemos para el hogar y las prisas no nos permiten comer bien.

El popular cocinero ha sido muy crítico con las comidas “que se compran en farmacia” porque lo mejor es “preparar el puré de guisantes tú mismo”, previamente habiéndolo comprado en el mercado, el lugar favorito para Arguiñano, y al que recomienda que vayamos nosotros mismos. “El mejor día para comprar es el jueves, así podemos congelar las cosas para el fin de semana y hay menos gente”, ha dicho el vasco. 

Con todos los consejos de alimentación que diariamente da en televisión, con las 500 formas que tiene de enseñar a preparar un arroz o unas alubias y con estas novedosas pero tradicionales comidas incluidas en el libro, Arguiñano termina definiendo la cocina, y sobre todo la suya, como “la cultura más barata que podemos dejar a las próximas generaciones”.