Compartir

ABRE LOS OJOS.

Cuando vi la primera foto del nuevo Leon dije “Este es el primer Leon que realmente me compraría” y eso que todavía no lo había probado. Sereno, limpio y tecnológico. Sólo esperaba que cuando saliese a la luz la primera versión “interesante”, la FR, SEAT mantuviese la serenidad y la limpieza, y supiese maridar el aumento de prestaciones con la discrección que tanto hemos echado en falta esto últimos años.

Luego apareció la primera foto del FR, y lo volví a decir: “Este es el primer FR que realmente me compraría”.

Y es que, ahora que ya hemos pasado una larga semana con él, podemos certificar nuestras suposiciones. Y es que el Nuevo León FR TSI SC es un coche que va my bien. Bueno, también el anterior Leon iba muy bien, pero el peso de varias generaciones de clientes empeñados en hundirlo es demasiado incluso para un modelo tan bien parido como este.

Y digo “bien parido” porque la idea generadora del Seat león podría haber sido “vamos a hacer un Golf, pero más barato y más rápido”. Sobre el papel esta es una idea genial, pero muchas veces nosotros, los usuarios de los coches (me incluyo, ojo) no merecemos algún modelo que el mercado tiene a bien poner en nuestras manos.

Ocurrió con los R5 turbo y Fiat UNO turbo, “los matapijos”, ocurrió con los Hyundai Coupé , los “Julai-cupé”, ocurrió con los Opel Calibra, los Ford Probe “los Ferraris del pueblo”. Modelos todos que, sin ser peores que los demás, fueron humillados por algunos de sus propietarios, bien cuando los compraron nuevos o cuando los adquirieron de 5ª mano.

Y un poco de eso también le pasó Seat Leon, un producto fantástico en manos de una minoría escandalosa, tiró por los suelos la imagen del que en muchos aspectos es uno de los mejores compactos del mercado (si no el mejor).

ESTE FR SÍ ME LO COMPRARÍA.

Además en este modelo concretamente. Con una carrocería de dos puertas, un motor de gasolina, con cambio DSG7 de doble embrague, con el nuevo motor 1.8 TSI y con los sistemas de ayuda a la conducción, que hacen que pueda conducir literalmente solo. Desde 25.780 € hasta los casi 30.000 € que costaba nuestra unidad.

Un compacto deportivo y práctico, capaz de viajar discretamente con un consumo contenido y rugir como un… bueno como un león, con el simplemente pulsando un botón.

ME GUSTA CÓMO ME QUEDA.

Estéticamente es un salto adelante, pero qué nueva generación no lo es. Pero en este caso la evolución es hacia un minimalismo muy esperado. Basta ya de las reiteradas intentonas de meternos el horrible diseño que Walter da Silva perpetró en el prototipo “Tango” y con el que hemos tenido que convivir en SEAT durante la última década y pico.

Por eso, cuando vi que en el nuevo león lo que marca el lateral ya no son dos curvas sino que son casi dos semirectas que definen riñones y hombros alcé las manos al cielo y di gracias.

Cuando vi que ya no estaba la ridícula calandra con forma de huevo en el medio del frontal, (que nunca funcionó en ningún coche desde los años 40, como bien se puede comprobar en el Jaguas S-Type o en el Lancia Thema, por poner dos ejemplos recientes) sonreí tanto como la forma de la calandra que la sustituye.

Además, me encanta la solución de los pilotos traseros y el pilar C, y la sutil estribera, y la forma de la puerta del maletero. Y qué decir de los interiores. Pues que han mejorado, y mucho.

ME GUSTA CÓMO VA.

Si tuviésemos que resumir el comportamiento del Nuevo Seat León FR es que “va muy bien”. Es suave cuando es lo que quieres y parece que se transforma cuando le exiges más.
Un chasis tirando a durito, pero en absoluto incómodo, un tacto de dirección y de frenos delicada pero precisa. Quizás la sensación que más percibes es la de ligereza. Y no solo por el peso, sino por su tacto, por cómo gira y cómo frena. 

Para explicar por qué, tendremos que entrar un poco en temas técnicos, el ligero y rígido chasis modular MQB del grupo VW, suspensión trasera por paralelogramo deformable (rueda tirada en las versiones inferiores) con un tarado más deportivo en esta versión FR, hacen de este Leon una referencia en cuanto a comportamiento.

Y hablando de tecnología : Detector de Fatiga, Asistente de Luz de carretera y Asistente de Salida Involuntaria de Carril,regulación adaptativa de velocidad de crucero, SISTEMA DE VIGILANCIA DEL TRÁFICO CIRCUNDANTE “FRONT ASSIST” Faros led, asistencia al aparcamiento y un buen sistema de conectividad hace que tengas un arsenal tecnológico que mejora seguridad y vida a bordo… Y en un FR! 

Mención especial al Asistente de salida involuntaria de carril , unido al Front Assist, que además de adecuar la velocidad al coche que te precede y mantener la distancia de seguridad con él, también analiza las líneas de la carretera y corrige la dirección del coche si te desvías del camino. La sensación de que tu coche enlace curvas solo es estimulante. Pero ojo, es sensible a asfalto muy mojado o a lineas antiguas tapadas con alquitrán. y naturalmente no es un “piloto automático”; Te puede ayudar en un despiste, pero no hace milagros, ya que se desconecta si la curva es muy cerrada o si llevas demasiado tiempo impresionando a tus amigos conduciendo con las manos tras la nuca.

Y SI NO TE GUSTA CÓMO VA, PUEDES RECONFIGURARLO.

Porque está equipado con el SEAT Drive Profile, con el que puedes ajustar ciertos parámetros para adaptarlo a tu manera de conducir, o simplemente a tu estado de ánimo. Entre ECO, Confort, o Sport o incluso un modo personalizable a la carta.

Buscando los extremos, en el modo ECO se muestra muy dócil y suave, con una entrega de potencia y par muy lineal que hace que te olvides que estas en un FR. En el otro lado, la configuración Sport afila la respuesta del acelerador, de la dirección eléctrica y del cambio DSG, y lo que es más importante, cambia el sonido del motor, al menos lo que se escucha desde dentro, así que no quedarás mal ante tus vecinos.

CÓMO SE HA COMPORTADO EN EL BANCO DE POTENCIA DE VAGSPEED MOTORSPORT

Se ha comportado tal y como se esperaba, regalando algún caballo sobre lo que anuncia la marca y con una sorporendente lectura de valores Lambda, manteniendo el valor 1 (mezcla estequimétrica perfecta) casi hasta el corte de inyección. o lo que significa en cristiano, que en el rango de vueltas más prestacional trabaja en mezcla pobre, primando bajas emisiones y prestaciones a la par.

Quizás esa sea la razón de que durante la pruebase haya conseguido un consumo contenido para el nivel de exigencia de conducción durante nuestra prueba. Está claro que SEAT ha invertido muchos recursos en el desarrollo de este motor, tanto por su diseño, con el colector separado del turbo, la arquitectura que comparte con versiones más potentes y sobre todo en la calidad de los pateriales que ha empleado. Sólo así se puede garantizar la fiabilidad de esta unidad depotencia de 180 cv.

Es una pena que el sistema ACT de desconexión selectiva de cilindros
no está disponible en el 1.8,
lo que haría que su versión ECO fuese
perfecta.

Y AHORA LAS PEGAS.

Buf, difícil. Porque realmente es amplio para ser un compacto, versátil para ser un dos puertas, frugal para ser un gasolina de 180 cv, tecnológico y muy bien acabado para ser un generalista, deportivo para la comodidad que ofrece ,.. 

Pegas,.. pues que es un León, y tendrás que dedicar mucho tiempo a convencer a tus amigos y familiares que ya no es un coche de macarras.

Para dar el siguiente paso, que sería reconocer que es uno de los mejores compactos del mercado, para eso, sólo tendrás que probarlo. Y luego, si te atreves, le llamas “macarra”.