Compartir

El alcalde de Móstoles, Daniel Ortiz, se ha reunido esta semana con la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de la ciudad (FAMPA) para garantizarles que el mantenimiento de los colegios se hará de la manera más adecuada después de haber sancionado con 60.000 euros a la empresa Cofely por no cumplir el contrato de servicios.

El pasado mayo, la empresa firmó un contrato mixto de servicios con el Consistorio para llevar el mantenimiento integral de los edificios municipales. La semana pasada, desde el ayuntamiento se alertó de averías en la calefacción de siete colegios públicos en los que la empresa ha realizado el cambio del sistema durante este verano.

Después de dar aviso, la empresa no se ha personado en los edificios para arreglar los problemas, lo que ha conllevado que los alumnos hayan estado 24 horas sin este servicio y que los trabajadores municipales han sido los que han tenido que asumir las reparaciones. Por ello, Ortiz ha mantenido un encuentro con la FAMPA para garantizar el correcto funcionamiento de la calefacción en los colegios.

“Creo que es mi deber y mi obligación, desde un ejercicio de responsabilidad que entronca con la línea de actuación habitual del Gobierno de Móstoles, poner el acento en las personas y seguir fortaleciendo la transparencia y la dación de cuenta ante los mostoleños como eje de gestión”, ha manifestado el alcalde durante la reunión.