Compartir

Durante esa primera parte, los de Simeone manejaron el partido, lo que evitó que los azulones casi se acercaran a la portería contraria. Sin embargo, tras el descanso el Getafe C.F. cambió el ritmo y comenzó a crear varias ocasiones de peligro que pudieron desenlazar en un empate. Durante este segundo tiempo, el protagonista fue Yoda.

Sin embargo, lo más llamativo de todo el partido fue la tensión que se vivió, sobre todo con la agresión de Alexis a Mandzukic, y su posterior revuelo, que acabó con el malagueño camino de los vestuarios y los de Contra con uno menos, a más de media hora para el descanso.