Compartir

Las celebraciones del quinto centenario del hallazgo de la imagen de la patrona de Móstoles van llegando a su final. El próximo 8 de diciembre, la Hermandad de Nuestra Señora de los Santos y San Simón de Rojas celebrará una misa para cerrar el año jubilar en honor a su virgen, aunque la asociación todavía tiene varios actos pendientes de celebrar.

Esta tarde, la ermita de la patrona ha abierto a las 17 horas para oficiar el besamanos de la virgen, una celebración que nunca se ha hecho en la ciudad y que, según la hermandad, es un acto excepcional que no se va a celebrar otra vez.

Esta ceremonia consiste en besar las manos de la virgen para que los proteja y los cuide durante muchos años. Durante esta acción, muchos también pedirán por sus males o preocupaciones para que la patrona les ayude y les ampare. 

Para llevar a cabo este acto, la hermandad ha bajado la talla a la nave central para que todos puedan acceder a sus manos. Este evento es único, ya que los mostoleños nunca han tenido la oportunidad de estar tan cerca de la imagen, por lo que muchos salen emocionados o impresionados de la belleza de la talla, según ha comprobado Qué! dentro del santuario mariano. El besamanos finalizará sobre las 21 horas, aunque no descartan prolongarlo si hay gente esperando para entrar a la ermita.

Asimismo, mañana habrá una procesión a las 17 horas hasta la plaza de Pradillo donde el vicario general de la Diócesis de Getafe, Javier Romera, oficiará una eucaristía solemne para conmemorar este quinto centenario. Cabe destacar que mañana la imagen saldrá en un trono y no en su carroza, siendo ésta una de las pocas veces que la imagen será portada por los mostoleños.