Compartir

Un nuevo miliario es desde hoy el icono de la glorieta de Cuatro Caminos. Desde que hace varias semanas el primer motor que abasteció de agua a la ciudad cambiara su emplazamiento, los vecinos de Móstoles tenían una gran incertidumbre al no saber qué símbolo iba a suplir a esta máquina que a muchos mostoleños trae viejos recuerdos.

Esta tarde, el alcalde ha inaugurado este monumento en el que se puede ver las distancias que hay a algunas de las ciudades más importantes de la zona durante la época romana. 

“Con este cambio, hemos conseguido que el primer motor que sacó agua para abastecer a la ciudad esté más accesible para los ciudadanos en la calle Huesca. Y ahora, con este miliario, el Ayuntamiento de Móstoles quiere simbolizar ese cruce de caminos en nuestra ciudad. Es algo sencillo con valor simbólico pero pone en valor lo que intentamos destacar, nuestra historia, nuestra tradición y cultura”, ha explicado Ortiz.

Asimismo, el alcalde ha manifestado que este monumento se incluirá en las rutas turísticas, además de explicar que no ha supuesto ningún coste económico al Consistorio la fabricación de este monolito.

Este monolito, de base circular, representa el cruce de caminos que en su día fue Móstoles durante la época romana. Según los historiadores, Móstoles podría haber sido la Titulcia de Roma. En estos cruces, los romanos ponían miliarios para que los viajeros pudieran conocer cuántas millas faltaban para llegar a su lugar de destino, al igual que ahora tenemos carteles informativos en las carreteras. 

Sin embargo, posteriormente el sistema de distancia cambió de millas a leguas, por lo que en este nuevo miliario todas las distancias están en esta nueva medida. En él, se pueden ver las distancias a Segovia, Alcalá, Segóbriga, Esquivias, Toledo y Ávila. Además, el Consistorio ha puesto un panel informativo para que los vecinos puedan conocer más sobre la historia de este monolito.