Compartir

Después de una noche llena de emociones y actividades, las fiestas de Móstoles siguieron el día 12 con una celebración muy especial, el día grande de Nuestra Señora de los Santos, patrona de la ciudad. La jornada, que comenzó con la misa rezada a las nueve de la mañana, siguió con el descubrimiento de una placa en la que el pueblo de Móstoles honraba a la patrona.

A continuación, el obispo de la Diócesis de Getafe ofició la santa misa en honor a la patrona en el santuario mariano. La eucaristía comenzó con la imposición del bastón de mando de la ciudad a la patrona por parte del alcalde de Móstoles, Daniel Ortiz. Esta tradición antiquísima representa el paso de poderes durante unas horas a la patrona de la ciudad.

La misa, seguida por casi 2.000 personas, se pudo ver en los exteriores de la ermita gracias a una pantalla que el ayuntamiento lleva varios años instalando debido al poco aforo que permite el santuario mariano. A la eucaristía también acudieron los representantes de las peñas y miembros de la Corporación Municipal.