Compartir

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Los incendios han calcinado 36.683,45 hectáreas en lo que va de año, una superficie que supone un 15 por ciento más que las 31.934,67 que fueron arrasadas en el mismo período de 2013, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) a 24 de agosto de 2014.

Así, el fuego afectó al 0,133 por ciento de superficie forestal en todo el país durante ese período, según el departamento, que añade que este porcentaje es superior al 0,116 por ciento contabilizado en 2013 pero inferior, en cambio, al 0,329 por ciento que se registró de media durante la última década.

Asimismo, en lo que va de año se han producido 7.650 siniestros, un 26 por ciento más de los 6.076 que tuvieron lugar en 2013 pero un 50 por ciento menos de los registrados durante la última década. De ellos, 5.213 (el 68,14 por ciento del total) afectaron a menos de una hectárea, mientras que 2.437 (el 31,85 por ciento del total) lo hicieron a más de una y 6 (el 0,078 por ciento del total) fueron grandes incendios que arrasaron más de 500 hectáreas.

Según el MAGRAMA, el tipo de vegetación más afectado por el fuego fue el matorral y monte abierto, con 23.818,09 hectáreas (el 65 por ciento del total), seguido por la superficie arbolada, con 7.909,43 hectáreas (el 21,5 por ciento del total) y, en último lugar, los pastos y dehesas, con 4.955,93 hectáreas (el 13,5 por ciento del total).

EL NOROESTE, EL MÁS AFECTADO

Por ámbito geográfico, los incendios producidos desde el 1 de enero hasta el 24 de agosto de 2014 se distribuyeron en el noroeste peninsular en un 42,55 por ciento, en las Comunidades de Interior en un 35,49 por ciento, en el Mediterráneo en un 21,24 por ciento y en Canarias en un 0,71 por ciento.

Según los datos del departamento, el noroeste peninsular acumuló también la mayor superficie forestal arrasada por el fuego, con el 48,03 por ciento de las hectáreas a nivel nacional. A continuación, le siguieron el Mediterráneo, con un 26,77 por ciento, las comunidades de interior, con un 25,14 por ciento y el archipiélago canario, de nuevo en el último lugar con un 0,06 por ciento del total de hectáreas.

En cambio, en el caso particular de la superficie arbolada, el interior peninsular fue el más afectado, con un 44,31 por ciento de las hectáreas en todo el país. A continuación, el Mediterráneo ocupó el segundo puesto, con un 32,16 por ciento del total de hectáreas, mientras que el noroeste peninsular y Canarias cerraron la clasificación con un 23,49 y un 0,04 por ciento, respectivamente.