Compartir

ALICANTE, 18 (EUROPA PRESS)

La sección sindical de Comisiones Obreras (CC.OO.) en el Hospital de Sant Joan de Alicante ha denunciado la “poca previsión” de la dirección del centro y de las autoridades sanitarias autonómicas y centrales en la gestión de enfermedades contagiosas, tras la hospitalización el pasado sábado de un paciente con los síntomas propios de la enfermedad de ébola, que finalmente han dado negativas, lo que ha llevado a una situación de “improvisación”.

Así, desde CC.OO. han indicado este lunes, en declaraciones a Europa Press, que aunque las pruebas han dado negativas el centro sabía desde el pasado mes de abril que iba a ser el hospital de referencia para atender este tipo de enfermedades contagiosas. “Hemos sido conocedores por la prensa, aunque parece que les habían avisado y se estaban realizando acciones internas desde el mes de abril”, han remarcado las fuentes sindicales consultadas.

Según la sección sindical, las instalaciones y el personal “tiene que estar activado desde el momento en que es declarado como centro de referencia” y ese trabajo “no estaba hecho”, por lo que han destacado que se ha producido una “falta de información y de formación deficiente y precipitada”.

No obstante, han destacado que “menos mal que son unos grandes profesionales que han actuado echando mano de las recomendaciones universales ante las infecciones, pero necesitas las específicas y más en estas infecciones que causan bastante miedo”.

FORMACIÓN

Ante ello, desde CC.OO. han reiterado que este lunes “como hicimos en una reunión el pasado miércoles con la dirección, solicitaremos el programa de formación y adiestramiento del personal específico” para la implantación del protocolo.

Un protocolo que se basa sobre un guión que “el personal tiene que conocer para que esté implantado y actuar adecuadamente y no causar ningún peligro indeseado ni de salud pública al exterior”.

Así, han puntualizado que “desde abril se había constituido una comisión de trabajo, en la que estaban la dirección y algunos jefes, pero el personal que tiene que atender no lo conocía, al margen de alguna charla o algún correo electrónico al personal de urgencias”.

Por ello, han señalado que “tienen que formar” a todo el personal que “vayan a atender a este tipo de pacientes” y han recordado que “en una organización tan grande, entran profesionales no sanitarios como celadores, mantenimiento o limpieza que tienen una actuación dentro de ese protocolo y que deben tener una formación básica”.