Compartir

Desde ayer, más de medio centenar de mostoleños descansan en una vivienda a estrenar. El alcalde, Daniel Ortiz, ha entregado las 50 viviendas de la promoción 36 del Instituto Municipal del Suelo, de las que 26 se han destinado a viviendas de alquiler para jóvenes, personas con movilidad reducida, ciudadanos con sentencia judicial o divorcio, familias monoparentales y víctimas de violencia de género y las otras 24 a apartamentos para mayores.

Estos pisos, que se encuentran en la calle Río Guadalquivir 2, 4, 6 y Paseo de Arroyomolinos 46, tendrán una renta máxima de 244,22 euros. Además, los inquilinos de las viviendas de potección, que tendrán que pagar la comunidad e impuestos, disponen de un sistema centralizado de calefacción y agua caliente con paneles solares, además de la cocina amueblada con placa vitrocerámica, horno y campana.

“Estas viviendas dan respuesta a la demanda de varios grupos de población en situaciones desfavorecidas que necesitan la ayuda de la administración para optar a su legítimo derecho de acceder a una vivienda digna a precios asequibles”, ha explicado Ortiz durante la entrega de las llaves.

Asimismo, el regidor ha entregado las llaves de los 24 apartamentos de protección en régimen de alquiler para mayores, unas viviendas que tienen todas las comodidades que una persona de avanzada edad necesita para el desarrollo de su vida cotidiana. Los pisos disponen de una o dos habitaciones, salón, cocina y baño completo con ducha.

Estos pisos dan respuesta a la iniciativa que el alcalde puso en marcha hace unos meses que buscaba que las personas mayores pudieran mantener su independencia y autonomía, pero contando con servicios parecidos a los de la residencia. El único requisito para poder acceder a estos apartamentos era que no tuvieran ninguna vivienda en propiedad.

Además, Ortiz ha recordado que los inquilinos recibirán algunos servicios comunes, pero que el objetivo es que puedan seguir desarrollando sus actividades cotidianas. De esta manera, los inquilinos que quieran podrán añadir servicios complementarios como limpieza, lavandería, además de ofrecer otros en función de las necesidades particulares de cada persona, como la asistencia sanitaria o la realización de actividades. También, en el entorno disponen de cafetería y zonas donde compartir momentos de ocio y entretenimiento.

“Cada vez hay más mayores viviendo solos y aunque esas personas pueden ser totalmente válidas por sí mismas, es interesante que progresivamente puedan apoyarse en un sistema que les ayude en las necesidades que les vayan surgiendo en el transcurso del tiempo, permitiendo de esta manera que alarguen su autonomía personal”, ha concluido el alcalde.