Quantcast

La 'corta carrera' de Rafa Nadal, según los periodistas que le preguntan

“He escuchado varias veces que tendré una carrera corta por mi manera de jugar. No sé cuánto tiempo podré seguir jugando al tenis de manera competitiva”. ¿Una retirada inminente? “Realmente pienso que algo que no sucederá. Pero si dejara de competir ahora, habría estado 11 años en circuito. Eso es una carrera muy larga” explicó el mallorquín antes de emprender la competición en Río de Janeiro.

En la ciudad brasileña, sede de los Juegos Olímpicos de 2016, el mallorquín se ha convertido en el sexto hombre en activo en alcanzar los 800 partidos profesionales. Una cifra nada desdeñable a sus 27 años. Y es que la longitud de las carreras puede ser medida con algún factor más que no el puramente temporal, sino con la intensidad de cada temporada. Rafael, el único hombre en la historia capaz de ganar Grand Slam en nueve temporadas consecutivas, lleva con la exigencia en niveles prohibitivos desde 2005, momento de su primer título de Roland Garros.

Si se establece una comparativa con otros tenistas de tiempos recientes, concretamente con los campeones de Grand Slam del presente siglo, se observan algunas realidades. Ninguno de los diez jugadores que ostentan esa categoría y están ya retirados colgaron la raqueta con menos de 13 temporadas en las piernas. Si Rafael, llegase a la mencionada cita olímpica de Río, situaría 14 años en su expediente. Dentro de esa media de rendimiento de figuras contrastadas.

En numerosas ocasiones se ha encontrado con circunstancias que parecían poder poner fin a su carrera, o establecer un punto de inflexión que le separase por siempre de la primera línea de batalla. Pero siempre le dio la vuelta. Un 2009 donde las rodillas y dilemas morales fuera de pista hunden su espíritu, firma su única derrota en Roland Garros, renuncia a
WImbleodn y cede el número 1, para volver en 2010 y, pese a recaer en Australia, ganar tres Slams en una temporada
. O un 2013, tras ocho meses a la sombra, en la baja competitiva más larga de su vida, cuando regresa para retomar un número 1 casi impensable en apenas diez meses.

En una disciplina individual, donde toda la presión recae sobre el propio cuerpo, tachar de 'corta' la carrera de un hombre que hace historia a cada paso se antoja realmente aventurado. No es el cuánto, es el cómo. En este caso es mucho y además muy bueno.

Comentarios de Facebook