Compartir

Será la tercera temporada en la que Chicote y su equipo traten de reflotar a algunos de los restaurantes más desastrosos de nuestro país. Negocios mal gestionados, cocinas deficientes y verdaderas sequías de clientes. Serán algunos de los problemas que veremos por televisión.

Aplicando los consejos de Chicote y con alguna ayuda extra en la reforma de los locales, Pesadilla en la cocina recorre la geografía española en busca de locales en apuros que necesiten cambios extremos.

La segunda temporada de Pesadilla en la cocina alcanzó una media de casi 2,5 millones de espectadores, superando incluso las cifras recogidas por la primera temporada.

Habrá que ver ahora si la tercera sigue la buena tendencia de la cadena con los programas de cocina.