miércoles, 23 septiembre 2020 19:11

Tras Abu Dhabi, Rafa Nadal quiere pararle los pies al tenis

“Si recordamos los mejores partidos de los últimos 20 años, los encuentros más memorables son aquellos protagonizados por tenistas que compiten desde la línea de fondo. No los disputados por tenistas que basan su juego en un saque y/o dos tiros. Los partidos con largos intercambios son los que generan afición, todo entra en otro nivel emocional. (La competición) se vuelve más física, más táctica,… Todo eso es lo que hace que los aficionados se involucren más en el juego” argumenta el mallorquín.

“Por ejemplo, recuerdo la final del US Open 2011 que perdí con Djokovic. Por momentos, durante el segundo y tercer set, no podía escuchar la pelota porque la grada estaba enloquecida. Jugábamos increíbles intercambios prácticamente a cada punto y eso es lo que hace especial los encuentros”.

En Abu Dhabi, un agresivo David Ferrer dilapidó las opciones de un Nadal desbordado con frecuencia en fase defensiva. Pisando un suelo que primaba el juego directo. “Aquí, en ocasiones la pelota estaba yendo muy, muy rápido y eso hace imposible jugar con una táctica, desarrollar una estrategia” asumía el mallorquín. “Especialmente en pista como ésta, que solamente te permite dar un par de tiros por intercambio” razonaba al mostrar su molestia con el tipo de superficie encontrado.

“Así no puedes pensar 'voy a poner esta pelota aquí, después voy a situarla allá'. En mi opinión eso convierte el juego en algo demasiado simple. La manera en que yo concibo este deporte es: pensamiento, estrategia, tiempo para preparar el punto”.