Compartir

Y es que los más golosos, sobretodo los más pequeños, comienzan la cena esperando justamente terminarla, porque es allí cuando se da lugar a los dulces y a los deliciosos postres, que nos ayudan a rematar la cena de Nochebuena de la mejor manera y con el mejor buen humor, ya que no es un dato menor recordar que el azúcar una vez que entra en el organismo tiene un efecto energético y antidepresivo, aunque como todo en esta vida hay que tener cuidado de no abusar.

Entre los postres típicos para la cena de Nochebuena que podemos tener en cuenta ahora que tenemos tiempo para planificar el menú, encontramos:

Dulces Navideños

Estos son infaltables, los ricos turrones en todas sus variedades, los bollos o las figuras de mazapán no pueden no hacer su aparición en la mesa navideña. También es una buena idea agregar algunos platitos con frutos secos, higos, nueces y almendras caramelizadas o bañadas en chocolate.

Roscón de Reyes

No puede faltarnos a la mesa un buen roscón de reyes, estos bollos encantan a chicos y a grandes por igual, solamente hay que tener en cuenta elegir bien el sitio dónde comprarlos para que nos salga de buena calidad, claro que, para los más habilidosos, siempre está la opción de prepararlo de forma casera.

Pastelillos de Cabello de Ángel

Estos pequeños dulces rellenos son otro de los grandes favoritos, todo gracias a su textura crocante en el exterior que da lugar a un interior suave y delicioso, se pueden hacer de diferentes formas y tamaños, comer fríos o tibios.

Tiramisú

Esta es otra receta que se ha ganado su lugar en la mesa de Nochebuena y de Navidad ya que se trata de un postre completo y delicioso. Es de origen italiano pero los españoles han sabido adoptarlo de muy buena gana y desde hace ya bastante se incorpora al menú de las fiestas.

Nueces rellenas y acarameladas

Estos bocaditos irresistibles se forman cocinando agua con azúcar y polvo de almendra hasta conseguir una masa suave a la que se deja enfriar y se le agrega una yema de huevo, para conseguir una textura que nos permita hacer bolitas que luego se caramelizan con caramelo casero.

Panettone

Otro de los bollos típicos que se consumen por estas fechas, se trata de otra incorporación cortesía de la bollería italiana. Un pan dulce aromatizado con agua de azahar y repleto de frutos secos y fruta abrillantada, suave pero firme, simplemente delicioso.

Tronco Navideño

Este es un postre que destaca no solamente porque es muy rico, sino también porque es bastante sencillo de preparar, se trata de un brazo gitano dulce, una masa de pionono que puede estar rellena de crema de turrón, de trufa o de nata montada, bañado en chocolate y decorado como si de un tronco se tratase, ya que esa es la tradición y el toque infaltable, algo que se consigue haciendo estrías en la cobertura con la ayuda de un palillo.

Mantecados

Estas piezas de pastelería son una verdadera delicia y aunque hayamos tenido una cena “llenadora” es más que seguro que siempre habrá sitio para probar aunque sea un mantecado. La base de los mismos es siempre la misma: harina, manteca y azúcar, luego se le pueden agregar otros ingredientes para conseguir diversas variedades, se pueden hacer de cacao, de canela, de limón, de pasas, almendras, ¡de prácticamente cualquier cosa!.

Sorbete de cavas y fresas

Este es un postre pensado para los más grandes, una deliciosa opción fresca y revitalizante que se prepara en un abrir y cerrar de ojos. Para conseguir este sorbete solamente se necesita licuar las fresas con la cava que tengamos y agregarle helado de limón, triturar bien todo hasta que se forme una mezcla suave y meter en el congelador por 15 minutos, luego sacar y servir en copas individuales colocando una fresa entera en cada una.

Melocotones al cava

Como ocurre con la opción anterior, de este manjar se deberán privar los más pequeños, ya que uno de sus ingredientes principales es el cava, producto estrella de las fiestas. La preparación es muy simple, en un recipiente de boca ancha colocamos los melocotones cortados en mitades, le agregamos 1/2 botella de cava, 4 cucharadas de azúcar moreno, 1 ramita de canela y 3 clavos de olor, llevamos a enfriar y servimos con nata montada.