Compartir

ALMERÍA, 16 (EUROPA PRESS)

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha señalado este lunes que la muerte de tres miembros de una misma familia en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) a causa de una posible intoxicación alimentaria este fin de semana tiene que servir para hacer “reflexionar a todos”. “La sociedad y las instituciones públicas tienen que analizar todas las cuestiones que se ponen encima de la mesa para las personas que lo están pasando peor y que están en exclusión social”, ha dicho.

En declaraciones a los periodistas momentos antes de inaugurar un rastrillo solidario de Manos Unidas en Almería, Crespo ha lamentado unos hechos que “a todos nos ha llegado hasta el corazón” y ha trasladado sus “condolencias” a la familia y a todo el pueblo de Alcalá de Guadaíra a la espera de obtener los resultados de la autopsia de los fallecidos.

Asimismo, ha dicho que se encuentra “muy expectante” de la situación de la hija pequeña de la familia, de 13 años, que permanece ingresada en un centro hospitalario. Ante esto, Crespo ha señalado que “hay que ser especialmente prudentes” hasta no conocer los resultados del estudio anatómico-forense.

La delegada del Gobierno en Andalucía ha apelado a la “unión” de todas las administraciones públicas para “aumentar todas las medidas que se puedan poner de manifiesto” de cara a favorecer la situación de las personas que se encuentran en riesgo de exclusión social en Andalucía.

En esta línea, la máxima representante del Gobierno en Andalucía ha resaltado el Plan de Inclusión Social aprobado por el Consejo de Ministros la pasada semana, en el que se incluyen medidas específicas para paliar la pobreza infantil. “Es absolutamente necesario en el momento actual la unión de todas las administraciones y hacer un frente común”, ha insistido Crespo.