Compartir

La recomendación diaria de sal recomendada para una buena salud es de 3 gramos, sin embargo, muchas personas sobrepasan los 10 gramos diarios sin darse cuenta de ello. Los alimentos industrializados son ricos en sal y su consumo descontrolado puede ofrecer diversos males a la salud, desde retención de líquidos hasta hipertensión, hinchazón, cálculos renales, entre otros.

Con una dieta y los alimentos adecuados es posible reducir grandes cantidades de sodio de tú día a día y su concentración en el organismo. Conozca algunos cambios en tu alimentación para reducir la sal y algunos alimentos que favorecen su excreción:

Potasio: la presión sanguínea se regula por el equilibrio entre el potasio y el sodio dentro de las células. El potasio relaja las paredes de los vasos sanguíneos mientras el sodio aumenta la presión arterial. Siendo así, la ingestión de alimentos ricos en potasio induce la eliminación del sodio por los riñones, reduciendo su concentración en nuestro cuerpo. Plátano, patata, pescado y calabaza son ejemplos de alimentos ricos en este nutriente.

Agua de coco natural: además de actuar en la reducción de los niveles de colesterol, ayudando a prevenir las enfermedades cardiovasculares, el agua de coco es una fuente natura de potasio con acción diurética, auxiliando doblemente a reducir los niveles de sodio en nuestro organismo. Resalto que el agua de coco no sustituye la necesidad de ingestión de agua normal y su consumo debe ser restringido a 3 vasos de 300 ml diarios.

Alimentos hidratantes: la ingestión de agua puede ser realizada también por alimentos ricos en líquidos, como frutas y legumbres que ofrecen altas cantidades de agua en su composición. Es un complemento para la hidratación que auxilia la eliminación de sodio por la orina. Sandia, piña, melón, pepino son ejemplos.

Leche e yogures: el exceso de sal estimula la excreción de calcio en la orina, favoreciendo el aparecimiento de piedras en los riñones y enfermedades como osteoporosis. Al ingerir leche y derivados en tu dieta, no está solamente aumentando las cantidades de potasio en el cuerpo, sino que reponiendo las pérdidas de calcio que el sodio proporciona.